Cuatro estrategias para impulsar tu marca.

Tener un gran producto es una cosa, pero saber qué hacer con él es otra totalmente diferente. Existen algunas estrategias para impulsar la idea que propone tu marca y asegurar que ella prospere.

1. Suma tecnología a tu marca.

No importa cuán análogo sea tu servicio o producto, debes incorporar tecnología a tu marca para introducirla en el mundo. Si estás por comenzar una empresa constructora, deberías tener presente que no es sólo maderas y clavos. La tecnología termina siendo siempre un componente crucial en las operaciones de tu marca. En este sentido, no necesitas reinventar la rueda. Puedes utilizar enlaces para cobros o automatizar tu marketing digital.

2. Une tu marca a tu audiencia.

La idea de tu marca puede ser extraordinaria, pero si no eliges cuidadosamente dónde lanzarla, no tendrás el éxito esperado. Las redes sociales constituyen un aliado importante en estos días. Twitter y LinkedIn funcionan bien para marcas del tipo B2B, mientras que Facebook e Instagram lo hacen para aquellas del tipo B2C.

3. Busca impactar a tus posibles compradores.

¿Realmente tienes una gran idea de producto o servicio? Aún así, no esperes que la gente la adopte inmediatamente. Las personas tienden a resistir los cambios en sus hábitos de consumo. Para lograr un rápido impacto de tu marca, no caracterices tu idea en términos de beneficios sino como una potencial oportunidad perdida. Esto es muy efectivo porque tiene mayor impacto el dolor de una pérdida que el placer de una ganancia.

4. Innova utilizando a la ciencia.

Los descubrimientos de la ciencia pueden llevarte a innovaciones rentables. Esto no es ninguna novedad. La novedad radica en que, en promedio, transcurren seis años entre la publicación de una investigación y la aplicación comercial que alguien hace de ella. Moraleja: si deseas una marca innovadora, abrázate a los avances de ciencia.

Conclusión.

Llevar una idea al éxito comercial no es una tarea fácil y no es una cuestión de la noche a la mañana. El éxito requiere habilidad y paciencia. Asegúrate de estar vinculando la idea de tu marca con las personas adecuadas. Ponte en la cabeza de tus posibles clientes para entender sus preferencias y expectativas. Facilita la vida de tu audiencia.

¿Cómo introduces tu marca en el mundo? Déjanos tus comentarios debajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *